martes, 17 de marzo de 2015

¡Es Cervantes!

Las letras españolas están de enhorabuena. Hoy, sobre las 10 de la mañana, el forense y director del proyecto que buscaba los restos del genial escritor, Francisco Etxebarría, ha confirmado en rueda de prensa que entre los restos hallados en el convento de las Trinitarias en Madrid se encuentran los del autor del Quijote. Han sido diez meses de dura búsqueda y resolución de distintos problemas. Varios traslados de restos desde la antigua iglesia hacia la nueva hace siglos o algunas críticas por algún sector de la opinión pública hicieron peligrar el objetivo de la excavación. Pero no todo son luces en este asunto (y menos en España, donde tanto nos gusta ese juego de claroscuros) y es que, según los expertos, no se ha podido asegurar al 100% que los restos pertenecen a Cervantes aunque la confianza es del 90% ya que coinciden estudios históricos, arquelógicos y antropológicos. Esperemos que no vuelva ser una chapuza y que dentro de treinta o cuarenta años venga alguién a enmendarnos la plana.

viernes, 13 de marzo de 2015

Los quince mejores libros de la historia

 A menudo nos preguntamos cual sería un hipotético ranking de los mejores diez o quince libros de la historia. No es una tarea fácil y con frecuencia cualquier listado que mostremos nos dejará fuera grandes obras. He aquí una lista que a buen seguro no os dejará indiferentes y en las que todas son auténticas obras maestras de la literatura:
- La montaña mágica. Thomas Mann. Es uno de los libros que todo escritor debe leer. Cualquier capitulo hace que te den ganas de empezar a escribir una novela.
- Ulises. James Joyce. Libro de cabecera de cama. Se recomienda leer hasta gastar las tapas.
- El extranjero. Alberto Camus. Novela con mayúsculas. Cómo escribir algo frio e infinitamente bello.
- Las mil y una noches. Anónimo. Gran historia cuajada de pequeñas historias. Inmensa.
- La Odisea y La Iliada. Homero. Primeras grandes epopeyas. No eres lector sin haberlas leído.
- Don Quijote de la Mancha. Miguel de Cervantes Saavedra. Obra cumbre de Cervantes posiblemente uno de los 4 o 5 mejores escritores de todos los tiempos. La profundidad de sus personajes, insuperable.
- Cuentos completos. Julio Cortázar. Después de leerlo, nuestro mundo habrá crecido. Enriquecedor. Rayuela, también es imprescindible.
- Tokio blues. Haruki Murakami. El precio de crecer en la vida es alto. Ser adulto, difícil. Triste y bella.
- Lolita. Vladimir Nabokov. El deseo, irrefrenable y pertinaz.
- Pedro Páramo. Juan Rulfo. Cambia tu percepción de la literatura.
- El Conde de Montecristo. Alexandre Dumas. Cómo construir una trama. Magistral.
- Romeo y Julieta. William Shakespeare. Obra universal.
- Cien años de soledad. Gabriel García Márquez. Te transporta y te absorbe.
- El señor de los anillos. JRR Tolkien. Obra cumbre de la literatura fantástica.
 Supongo que en esta selección de libros faltaran muchos que vosotros pondríais sin dudar. Limitar los libros a un listado es algo tan subjetivo como inútil. ¡A leer!. 


domingo, 8 de marzo de 2015

¡Me ha tocado la lotería!

Antes de que nadie me llame para saber la cuantía o que empiece a pensar si me va a pedir un préstamo o no, he de aclararos algo: la lotería que me ha tocado no pertenece a ningún sorteo de Loterías y apuestas del estado ni de la ONCE. No me he llevado el bote de Pasapalabra y tampoco me ha tocado el sueldo del Nescafé. He sido agraciado con otra cosa mucho más difícil de conseguir: una segunda oportunidad. Mi mujer estuvo a punto de fallecer en la tarde de ayer. Salía del trabajo desde el hospital y un desalmado se cruzó de carril sin mirar, lanzando su coche contra ella. Mi mujer reaccionó dando un volantazo y fue a estrellarse de manera violenta contra el quitamiedos. Cristales, humo, polvo, airbags que saltan y toda tu vida se detiene. Ella, a pesar de la importancia del impacto, salió bien parada del lance. Ya está en casa pero sus heridas y las nuestras (sobretodo las emocionales), irán cicatrizando poco a poco, con tiempo y paciencia. Ni que decir tiene que el desalmado no frenó. Ni tan siquiera se detuvo a mirar. Espero que fuese una urgencia o un despiste. ¿Qué mundo es este en el que alguien es capaz de provocar un desastre de tal magnitud y no se detiene a ayudar?. En fin, yo me quedo con toda la buena gente que si lo hizo. Lo que le pasó a ella nos puede pasar a cualquiera de nosotros, en cualquier momento. Nadie es inmune y nadie es indestructible. A toda esa buena gente sólo decir una cosa: gracias, gracias y gracias. También fue digno de elogio el papel de la guardia civil de tráfico. Acostumbrados siempre a navegar con mal tiempo, los agentes que se personaron me transmitieron tranquilidad y ánimo en todo momento. Fueron profesionales pero no fríos. Se comportaron no como agentes de la autoridad sino cómo seres humanos, indicándome en todo momento lo que hacer. Esta claro que hay manchas de sangre añejas que ensucian su uniforme pero creo que debemos empezar a ser más justos con ellos. Su labor no siempre es grata y no ha de ser fácil su trabajo. Muchas gracias.
Tengo a mi mujer de nuevo. Contra todo pronóstico, como aquel jugador que empata en el último minuto un partido y consigue llevar a su equipo a la prórroga, ahí está, sentada en el sofá, jugando con nuestros hijos, los cuales ni se imaginan lo cerca que han estado de perder a su madre. Podía estar ahora mismo sentado frente a un trozo de mármol frio. Como muchos otros lo han estado, lo están hoy y lo estarán mañana. Cómo nosotros mismos lo estaremos algún día. Y por eso escribo esto. No debes dejar nada pendiente para mañana. Disfruta con la gente que te quiere y ámalos sin reservas, sin miedos. Haz lo que te guste, aunque no sea rentable. Se honrado para que por las noches no necesites pastillas de esas que duermen conciencias. Salta, baila, corre, ríe y llora. Nadie te asegura que mañana tu o los tuyos vayáis a estar aquí. Así que aprovecha bien tu tiempo. No lo gastes con personas que no valen la pena ni en trabajos que no lo merecen. Es demasiado valioso. Todo esto son reflexiones que siempre he tenido claras gracias a mi trabajo. Trabajar a diario en un hospital viendo sufrir a los demás te deja impregnado de un aroma redentor. La muerte no es justa y suele aparecer cuando menos te lo esperas. Hay una frase que me encanta y de cuya autoría desconozco el autor y es la que sigue: "De la agonía de los muertos, los vivos aprendemos a luchar". No hay verdad más clara y rotunda. Y por ello doy gracias hoy a la muerte por pasar de largo, por no detenerse y por ir a por otro. Por no llevarse a mi ángel, aquel que me regaló dos niños preciosos y que es la luz que guía mi vida. Sin ella solo podría seguir sobrevivir, algo bastante distinto a vivir. La guadaña te pasó cerca, mi vida, pero ha seguido camino. Menos mal.
 No quería acabar este post sin dedicarle unas palabras a mi pequeño coche. No era el más caro ni el más lujoso pero era mi pequeño león. Era un Peugeot 206. Azul, para más señas. Fue el primer coche que compré y con él viví grandes momentos. Juntos aprendimos algunas lecciones de juventud. Llegamos juntos a la isla y estuvo conmigo miles de kilómetros, millones de momentos, instantes y fotografías. Con lluvia, calor y frio. Riendo y llorando en silencio. Y ayer, con casi doce años en sus fatigadas ruedas, funcionó a la perfección, sacando a pasear todos sus airbags para proteger a mi mujer. Y es que, mucho más allá del valor económico, nunca podré sustituir el valor sentimental. Se arrugó cómo un papel para proteger a la perfección su preciada carga. Aún a costa de su propia integridad. Cumpliste, amigo. Cómo siempre hiciste. Nunca te olvidaré. Te echare de menos y siempre serás, cómo le gusta decir a mi hijo, “mi pequeño león azul”. Gracias otra vez y ¡a vivir, que son días!.

viernes, 6 de marzo de 2015

Escribir tu novela en un año (7 etapas)

Escribir una novela se antoja una tarea ardua y difícil. Con estos siete pasos te demostraré que es posible siempre que te esfuerces lo suficiente. Y además podrás hacerlo en un año. Aquí los tienes:
 I - Preparación. Al igual que cualquier otro trabajo, el oficio de escribir historias requiere preparación. Internet es una gran herramienta de la que disponemos hoy día para ello. Hay multitud de cursos, post y blogs (cómo este) dedicados a los libros y a cómo escribirlos. También existen algunas obras imprescindibles para un escritor novel. "La página escrita" de Jordi Sierra i Fabra o "Cómo se escribe" de María Teresa Sedafini, son claros ejemplos. Prepárate. Duración: Un mes.
 II - La historia. El eje de tu libro. Qué quieres y cómo contarlo. Sin una buena historia, el resto será basura. Piensa desde el punto de vista que quieres contar las cosas. Duración: Un mes.
III - El esqueleto. Elabora un esquema previo, añadiéndole todas las subtramas que quieras. Escoge cuando aparecen y desaparecen personajes y su influencia. Piensa en los giros de la trama y cómo deben ser. Refléjalo todo y no escatimes en detalles. Siempre estas a tiempo de podar el árbol. Duración: Dos meses.
 IV - Primer borrador.  Apoyándote en el esqueleto, empieza a escribir tu historia. Es esta la fase más bohemia, donde debes dejar que la historia fluya desde tu cabeza. Si has de cambiar elementos de tu esqueleto hazlo, pero se consecuente con el resto de la historia. Deja las faltas de ortografía y expresión. Ya habrá tiempo de arreglar eso después. Establece rutinas y márcate metas (un número de páginas por día, por ejemplo). Duración: Cuatro meses. 
 V - Corrige. Tendrás que leer y releer haciendo muchas correcciones. Yo tengo el siguiente método. Una primera corrección de tildes y fallos ortográficos. Un segunda lectura, en la que intento corregir que cada párrafo este bien escrito y sea bueno. Luego, hago una tercera lectura en la que vigilo que no haya errores argumentales o espacio-temporales. La última lectura es la que hago después de todas las anteriores para limar todo lo que se haya escapado de los anteriores procesos. Existen servicios profesionales que se dedican a este trabajo pero su coste no es barato. Te ahorra tiempo y esfuerzo. Duración: Un mes.
 VI -  Opiniones. Pide opiniones a tu entorno y pásales tu novela. Luego pídeles que te expresen sus puntos fuertes y su opinión sobre personajes, lugar, historia, trama y otros aspectos. También existen grupos de editores que te harán este trabajo. Cuidado, muchos sólo quieren sacarte el dinero y que autopubliques. Duración: Un mes.
 VII - Corrige, corrige y corrige. Una vez que has identificado los problemas, arréglalos. No se trata de reescribir tu obra sino de mejorarla y pulirla. Casi ningún escritor ha sido capaz de escribir una gran novela a las primeras de cambio. Mejora tu escrito hasta que estés orgulloso de él. Consejo: tampoco has de volverte loco. Esta fase debe tener principio y fin. Hay muchos escritores que pulen tanto su obra que la esencia de esta acaba desapareciendo. Duración: Dos meses.
 Este es un método que he recopilado de decenas de post, blogs y libros sobre el arte de escribir y que a mi me ha servido para escribir mi primera novela. ¿Crees que es realista? ¿Te sirve a ti y a tu estilo de escritura? Espero que si y que os haya gustado. Saludos y ¡A escribir!.