martes, 2 de junio de 2015

Premios literarios: ¿Oportunidad o engaño?

Hace tiempo que tenía ganas de hablaros de un tema nada baladí como es el de los concursos literarios. En España se convocan al año cerca de 5.000 concursos literarios y su género va desde la novela a la poesía pasando por el relato corto o el ensayo. Existen muchos escritores noveles que los consideran amañados o con poco rigor, preparados para concederlos a amigos y conocidos. Yo, desde mi humilde experiencia, he de negar la mayor. Yo no conozco ningún juez o jurado de ningún concurso y he tenido la suerte de ganar algunos y quedar finalista en otros tantos. Es muy difícil por la cantidad de participantes, tu distinta capacidad de talento, la subjetividad del jurado,.... son muchos factores para enumerarlos todos. En mi opinión, si tienes talento, el premio al final llegará, eso si, después de mucha constancia y esfuerzo. Ahora os pasaré a resumir las características más importantes que poseen los certámenes literarios:
-Género. Novela, ensayo, microrrelato, poesía, relato,..... los concursos abarcan todos los registros del arte de la escritura. Todos tienen cabida. Un consejo: hay concursos de ciertos géneros que incluso hoy en día tienen pocos participantes. El ensayo o el teatro son claros ejemplos. 
-Entidades convocantes. Asociaciones de escritores, editoriales en busca de nuevos talentos, ayuntamientos, órganos de gobierno,....la lista es casi interminable. Desde mi perspectiva he comprobado que los ayuntamientos de poblaciones pequeñas y asociaciones culturales independientes suelen ser más imparciales a la hora de los fallos (aunque sus premios también suelen ser menores). Los grandes premios, (por ejemplo de novela), son creados por editoriales y normalmente están "reservados" para sus escritores. Aunque a veces hay excepciones, enviar ahí tus manuscritos suele ser una perdida de tiempo y autoestima.
-Premio. Va desde un humilde certificado a miles de euros pasando por una tablet o un fin de semana en un hotel. A veces, parte del mismo también incluye la edición de la obra y su promoción. Como es lógico, a mayor cuantía, mayor competencia habrá. De hecho, desde el comienzo de la crisis, muchos concursos han multiplicado sus participantes hasta por diez. Escoge bien.
-Bases. Cómo en los demás apartados, no hay dos concursos iguales: extensión, plica, tipografía de letra, tamaño de la misma, interlineado, número de copias, a donde se ha enviar,....podríamos seguir así durante horas. Si te interesa un concurso, estudia bien sus bases y comprueba que tu obra las cumple. Si no, el gasto en papel y tinta sólo se verá recompensado con frustración. 
-Edición. Ciertos premios, sobretodo de novela, tienen como parte del premio la edición de la obra. Antes de enviar tu manuscrito al concurso, léete bien las bases. Algunos aprovechan el deseo de darse a conocer por parte del escritor novel para quedarse literalmente con su obra durante años por una cantidad irrisoria. ¿No habrás dedicado tanto esfuerzo para algún listo se lucre con ello, verdad?. Míralo todo muy bien y evitarás sorpresas. 
-Temática. En la mayoría de los concursos la temática es libre. En otros, los temas pueden ser de lo más variopintos. Un buen consejo en este campo es que investigues a los ganadores de años anteriores. En muchos casos te sorprenderá ver cómo hay ciertos temas muy recurrentes en determinados concursos. En uno de los últimos sobre los que indagué, la mayoría de primeros y segundos premios eran relatos sobre la guerra civil española. Investiga y tendrás muchas más posibilidades de salir victorioso. 
 Estas son, en mi opinión, las grandes características que definen los concursos literarios. Hay muchas más pero haría que esto pasase de ser un artículo a una cuento bíblico. Así que ya sabes, investiga, lee pero, sobretodo, escribe. Quien sabe, puede ser que te conviertas en el próximo premio Planeta de novela. ¡A escribir!