lunes, 26 de septiembre de 2016

Porqué debes corregir tu novela

Supongamos que ya has terminado. Has acabado de escribir hace un par de meses y, después de leerla, tu pequeña obra de arte esta lista para salir a luchar por una editorial. ¿O no? Aunque a todos los autores nos duela, nuestra pequeña novela tiene fallos. Y muchos. Al margen de los errores ortográficos (que se presume ya has corregido con más o menos acierto) hay muchas cosas que pulir: errores morfosintácticos, de estructura, de puntuación, tipográficos,.... .En definitiva, todavía queda mucho trabajo y quizás nosotros, los autores, no somos los más indicados para llevarlo a cabo. Existen multitud de empresas que se dedican a este "sucio" y desagradable oficio. Gente "sin alma ni corazón" que agarra lo que tu más quieres y lo destroza sin miramientos, realizando un trabajo imprescindible para que tu pequeña criatura tenga alguna posiblidad de éxito. Son tan importantes cómo el trabajo de un editor o el del propio escritor.
 Bromas aparte, el trabajo de los correctores ortógraficos es vital para el devenir de una obra. Sus presupuestos varían según el prestigio del corrector, la cantidad de trabajos a realizar, el número de páginas, la cantidad de fallos que se vayan encontrando,... . Corregir tu novela puede oscilar entre unos 300 o 400 euros hasta cerca de los dos mil. Y es que, además de mirar con lupa hasta la última tilde, estos correctores pueden observar y analizar nuestra estructura, la profundidad de nuestros personajes, la ambientación de la trama o la riqueza de nuestro léxico, entre otras.
 Bien es cierto que el papel de estos servicios es denostado por muchos autores ya que nadie le gusta que le encuentren los agujeros de su barco, pero yo soy de la opinión que defiende que más vale arreglar todo lo que puedas tu obra antes de enviarla a una editorial antes que te devuelvan en el buzón tu propuesta corregida en ignominioso color rojo (y eso en el mejor de los casos). Desde mi experiencia, corregir tu novela en un servicio profesional hace que la calidad literaria de tu novela crezca, con lo que el único beneficiado eres tu. Además, siempre podrás recurrir a pedir presupuestos sin compromiso. Así que no lo dudes, prueba este tipo de servicios antes de lanzar a tu pequeña al océano editorial con los tiburones. Un saludo y ¡a escribir!.



viernes, 23 de septiembre de 2016

¿Cómo escribir una buena novela corta?

La novela corta es un género que, por su variabilidad en tamaño, temática y forma, sufre muchas veces el abandono y la exclusión por parte de los escritores de considerarlo un género menor. Nada más allá. Desde mi perspectiva, es un género extraordinariamente complejo y difícil pero, a la vez, muy satisfactorio siempre y cuando esté bien realizado. A continuación os daré un resumen de pautas a tener en cuenta a la hora de escribir una novela corta recopiladas de al menos una decena de artículos y blogs. Son:
  - Género. Antes de empezar a escribir, escoge el tema. Aunque parezca una cosa fácil de entender, hay gente que quiere escribir una novela negra con romance e invasión de marcianos de por medio. Menos es más.
  - Personajes. Crea entre uno y cuatro personajes. Dales vida, historia, personalidad, características físicas, etc.. Ellos solos te hablaran y te ayudaran en la creación.
  - Resumen o esquema. Haz un resumen o esquema de la trama principal. Ve ensartando personajes o tramas secundarias así como variaciones u otras figuras literarias. Luego sólo tendrás que escribir siguiendo el resumen por etapas. Recuerda una cosa: Las historias simples son casi siempre las mejores.
  - Ubicación espacio-temporal. Escoge la fecha y lugar o lugares de tu obra. Busca información y empápate de todos los detalles. Le darán realismo y credibilidad.
  - Tamaño. Se supone que una novela corta ha de tener entre 100 y 150 páginas. Escribe sin prisas y tomate tu tiempo. Si luego ves que te has extendido demasiado vuelve a leer y recorta lo que no aporte. Siempre hay párrafos o incluso páginas que pueden ser eliminados sin problemas.
  - Reposo. Lo más difícil después de acabar. Déjala al menos un mes en un cajón. No seas impaciente. Luego, vuelve a leerla. Seguro que encontrarás muchos defectos que pulir.

  Aunque hay muchísimos consejos más estos son, según mi humilde opinión, los más importantes a la hora de intentar escribir una novela corta. Además y como dijo el genial escritor ruso de novelas cortas Antón Chéjov "El arte de escribir es decir mucho con pocas palabras".


domingo, 18 de septiembre de 2016

Defensa propia

Aprovechando que es domingo y que el calor deja de apretar, hemos decidido dar hoy un paseo en familia por la zona de los bosques que hay en el torrente de Son Veri, cerca del Arenal (Mallorca). Es una zona de bosques que, aunque mutilados hoy por diversas carreteras, tiene un importante valor paisajístico. Y lo cierto es que hemos regresado de allí con ganas de llorar. Millones de sacos de escombros, botellas, plásticos, colchones, latas, cartones,...un estado de total abandono. Cualquier cosa que usted pueda tirar, está representado dentro de los límites del bosque. Nadie vigila, nadie controla. Y a nadie parece importarle.
Y que conste que esta zona, aunque turística, no está así por culpa del turismo. No veo llegando allí a cientos de alemanes, dispuestos a tirar los envoltorios de sus bocadillos. Ni a ingleses reformando sus habitaciones de hotel en su tiempo de ocio y tirando sus escombros por el balcón. Más que nada por qué al lado no hay ninguna discoteca ni playa. Aquello esta así porque los que vivimos en esta isla (mallorquins de pedigrí y forasters de otros lugares) "Som uns porcs". Nos meteremos todos en el saco y que se salga el que pueda. En castellano o en catalán. Como quieran.
 Mis hijos, todavía desde su tierna mentalidad, me preguntaban indignados quién podría hacer eso al bosque. "Con lo bueno que es el bosque con nosotros, papa, que nos da oxígeno para vivir", me decía mi pequeña de cinco años. Yo, sin respuestas que proporcionarles, callaba. Sin saber qué decir. Sin saber adónde mirar.
Y mientras la administración (la que está ahora y la que estaba antes) pasan absolutamente del tema. Ello se explica por la cantidad de toneladas de arboles viejos, hierbas secas y matorral que se acumula por sus lindes. Pasto de llamas a no mucho tardar. El milagro, si me lo permiten, es que todavía no haya ardido. Aunque a lo mejor así luego es mejor. Todo quemadito, a recalificar y a expandir la costa. Y a traer más gente. Porque si se quema, ya no tiene sentido protegerlo. Nos ahorramos el dinero y luego lo empleamos en dar subvenciones a nuevos hoteles en la zona. A comer dinero. El día que llegué un tsunami y nos lleve por delante, que nadie se atreva a decir que la naturaleza es vengativa. Con la de putadas que llevamos haciéndole desde hace siglos, yo lo consideraría defensa propia. Y justificada.


viernes, 9 de septiembre de 2016

Relato "39 semanas", Finalista del VII certamen de relato Conrada Muñoz

Hace unas semanas me comunicaron que mi relato "39 semanas" había sido elegido finalista del VII certamen de relato Conrada Muñoz de relatos carcelarios junto con otros siete aspirantes más. Anoche se me notificó el fallo y...no pudo ser (oooohhh). Aún así, estoy muy contento de haber sido finalista y doy desde aquí las gracias al jurado y a los organizadores y la enhorabuena al ganador, Francisco J.Suarez. 

El enlace del fallo



lunes, 5 de septiembre de 2016

Personajes secundarios

Podría decirse que para narrar una historia nos basta con un personaje protagonista (aquel a quien le suceden los acontecimientos de la narración) y una fuerza o personaje antagonista (que se opone a que el protagonista alcance sus objetivos o metas). Con esto sería suficiente. En el relato, solamente se suelen incluir a los personajes principales y no se meten personajes de relleno. Pero si nos vamos a la novela u otras formas largas, añadir personajes secundarios a la ecuación le dará mayor profundidad a la historia. Por no hablar de lo útiles que resultan para conducir la trama hasta su desenlace. La construcción de personajes tiene infinitas posibilidades, pero existen una serie de roles habituales que nos pueden dar pistas cuando tengamos que construir nuestras historias:
*El fiel amigo. Acompaña al protagonista en su historia y le ayuda a avanzar en la resolución de la misma. Un ejemplo de este tipo es Doby, el elfo doméstico de Harry Potter.
*El ayudante del antagonista. Nos puede ayudar a crear nuevas tramas y obstáculos para que el protagonista crezca en su camino hacia el desenlace de la historia.
*El personaje obstáculo. A veces hay personajes que, sin conocer al antagonista o sin tener relación con él, le resultan de ayuda porque obstaculizan el camino del personaje hacia su meta. En Matilda, de R. Dahl, los padres de la protagonista son un ejemplo claro de este tipo de personajes.
*El personaje de impacto. El papel del personaje de impacto es el de empujar al protagonista para que se ponga en marcha la trama. Cuando un personaje tiene dudas a cerca de si emprender un camino o no (como en el caso de Luke Skywalker al principio del Episodio IV de Star Wars) o se queda estancado porque no sabe qué decisión tomar, es el momento perfecto para introducir a un personaje de impacto. No es necesario que este personaje le dé la solución directamente al protagonista. Es mucho más interesante si le da las pistas o la clave que le sirvan de ayuda para descubrir por sí mismo qué camino tomar. Es solamente un pequeño empujón; mejor que el mérito de la decisión recaiga sobre el protagonista para demostrar que está aprendiendo y evolucionando.
*El mixto. A veces podemos mezclar diferentes tipos de personajes para crear nuevos papeles y añadir profundidad a la historia. Un caso claro de mezcla de roles lo vemos por ejemplo en el seudovillano: el ayudante del antagonista o el personaje obstáculo que hacia el final de la historia se redime y se convierte en un personaje de impacto o en un ayudante que le echa una mano al protagonista para lograr su objetivo.


sábado, 3 de septiembre de 2016

El resurgir del Bookcrossing en España

El termino "Bookcrossing" se emplea para definir la práctica de dejar libros en lugares públicos para que los recojan otros lectores, que después harán lo mismo con ellos una vez leídos. Sería algo así como "liberar" libros de sus estanterías y dejarlos en manos de toda la humanidad. La idea surgió en 2001 de manos del norteamericano Ron Hornbaker. Después de ver una web que registraba y vigilaba el viaje de los billetes de cincuenta dolares de curso legal a lo largo del país decidió hacer lo mismo con los libros. Desde su puesta en marcha, el movimiento ha ganado más de 750.000 seguidores en todo el mundo y más de 5 millones de libros han sido registrados. Cuando alguien encuentra un libro registrado puede entrar en su web e introducir su BCID (número de identificación de Bookcrossing). Este le dirá el viaje que ha realizado el libro y le permitirá registrar el lugar donde es de nuevo liberado, además de algunos comentarios.
   Los usuarios se registran en su página principal y acceden además a todo un variado tipo de intercambios de libros: cadenas donde un libro deseado va pasando de una persona a otra, círculos de intercambio donde sus participantes se cambian libros entre si o donaciones anónimas donde un usuario regala un libro determinado a otro usuario que lo solicita.
   En España el movimiento es relativamente nuevo aunque llevan celebrando una convención anual desde 2004 hasta el año 2012 en distintas ciudades de nuestra geografía.
   Y tu, ¿Qué piensas de este movimiento? ¿Te gustaría dejar libre a tus libros?

Bookcrossing internacional

http://www.bookcrossing.com/

Bookcrossing España

http://www.bookcrossing-spain.com/

Microrrelato "LA POZA"

Hoy volvemos al tajo. Para empezar, quiero compartir con vosotros este microrrelato. Se titula LA POZA DEL CABALLO.

"Sus oscuras aguas desempolvaron a bocajarro mis mejores recuerdos. Tardes de verano en las que me escabullía de Padre por un agujero de la pared trasera del hórreo. Con el resto de niños del valle íbamos a nadar a la poza del caballo, junto a la arboleda de alcornoques. De oscura roca negra, no era especialmente grande ni profunda y, en cuanto la salpicábamos, se convertía en una auténtica pista de patinaje. Con nosotros siempre venía María, la hermana pqueña de Pedro. Rubia, de sonrisa pícara y una cara plagada de pecas, en los primeros años de vida nadie le hizo nunca demasiado caso. A medida que las hormonas y los instintos fueron creciendo, se convirtió en una codiciada pieza de caza mayor. Al final, la influencia que ejercía mi edad sobre ella consiguió ponérmela en bandeja, aún a costa de sacrificar mi amistad con su hermano. Con mucho, fueron los mejores años de mi vida. Siete años, tres meses, veinticuatro días y esta mañana, para ser exactos. Por eso, cuando al alba mis celos nos hicieron discutir por enésima vez y decidí estrangularla, tuve muy claro que su cadáver debía acabar en el mismo lugar donde nuestro amor había empezado, en la poza del caballo"